Cultura

Vitillo Ábalos, un símbolo de nuestra música agasajado en Vélez

Por Agustina Cupitó

Este domingo, en el Salón Integral del Polideportivo, se rindió tributo a un mito viviente de la música popular argentina: Víctor Manuel “Vitillo” Ábalos.

El Salón Integral se convirtió por un par de horas en un inmenso patio de baile, a imagen y semejanza de los que abundan en el interior de nuestro país.

La gala se desarrolló con prolijidad y tal cual lo previsto. Participaron de la acción los alumnos de Folclore del Club, la sexagenaria Peña “Dos Palomitas”, el Coral Vélez Sarsfield dirigido por Adriana Plot y el grupo “Siempre amigos”, todo animado y musicalizado por Gustavo Ferrando.

Vitillo, el gran homenajeado concurrió al evento acompañado por su esposa, y fue recibido por un cálido aplauso de parte de los asistentes y admiradores, entre quienes se encontraban la Presidenta del Departamento de Cultura, Liliana Sobrado, la representante del Ministerio de Cultura de la Ciudad, Marta Villanueva, y la Profesora Inés Bocca, una referencia ineludible del folclore velezano.

El notable artista santiagueño, contempló con beneplácito y disfrutó halagado la totalidad del espectáculo. En el final se paró en la cabecera del escenario y cerró la ceremonia de reconocimiento hacia su figura evocando sus 60 años divulgando el arte popular nacional, recordando a sus hermanos, y selló su alocución con un “el lavarropas y la heladera tienen un cable a tierra, las danzas nativas también tienen su cable a tierra”, y agradeció profundamente el homenaje hacia su persona.

El 30 de abril cumplió 97 años. Junto a sus hermanos Machingo, Adolfo, Roberto y Machaco revolucionó la manera de difundir la música nativa, a través de sus danzas, su repertorio y los discos Nuestras danzas Vol 1 y Vol 2 (1952). En esos volúmenes aparecen creaciones que atravesaron varias décadas y perduran hasta hoy, como "Chacarera del rancho", "Nostalgias santiagueñas", "Agitando pañuelos" y "Carnavalito quebradeño". Desde 1937 y hasta 1997, Los Hermanos Ábalos influyeron decisivamente en el repertorio popular con su modernismo tradicional y esa formación de piano, guitarra, bombo y zapateo que le dio un sonido distintivo.

Vitillo puede contar con orgullo la oportunidad que cantó para dos Papas, que participó de un video clip junto a Roger Waters (Pink Floyd), de un programa televisivo en Japón junto a Los Beatles y Arthur Rubinstein, en 1966; o que zapó con el gran trompetista Louis Armstrong en un café de Manhattan durante la gira del grupo, en 1951.

El nieto de Machingo, guitarrista de Ciro y Los Persas, rescata la historia olvidada de este quinteto de avanzada en la música y la danza folclórica argentina, y sostiene: "Fueron pioneros y vanguardistas. Hay una tapa de un disco de ellos que se llama Como salidos de la Salamanca, que podría ser la tapa psicodélica de cualquier disco rockero de hoy. El primer tema de ese disco son ellos cinco pegándole con las manos al mueble del piano hasta que logran un mantra percusivo sonoro en ritmo de chacarera"

Vitillo, el bombisto, bailarín y cantante del grupo, es el último sobreviviente del conjunto. Es algo así como el último de los Caciques. El último de esa vieja escuela. El último de los legendarios bombistos.

En un festival o en una peña la personalidad artística de Vitillo, ahora retirado de los escenarios, relucía. Era la síntesis de la sabiduría popular santiagueña, que se traducía en su manera de tocar el bombo o en su forma de bailar que viene de antaño. Vitillo lleva esa antorcha sagrada. Es el guardián de un tesoro y una tradición musical, que parece haber vencido las leyes del tiempo.

A lo largo de su extensa carrera recibió innumerables galardones:

En 2007 fue declarado “Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires”,  por su trayectoria nacional e internacional en el campo de la música.​

En 2008 durante el Festival de Cosquín la Comisión Municipal de Folclore le otorgó el premio “Camín de Oro Cosquín 2008”, en reconocimiento a su trayectoria.

El 8 de mayo de 2012, una de las fechas celebradas por Vitillo Ábalos como su cumpleaños, la Secretaría de Cultura de la Nación y el Ministerio de Planificación Federal, a través del Plan Nacional Igualdad Cultural, organizaron un homenaje al músico en el Teatro del Globo, con el espectáculo “90 años de Vitillo Ábalos”, del que participaron más de veinte artistas, entre ellos, Andrés Ciro Martínez, César Isella, Franco Luciani, Hilda Herrera, Jaime Torres, Juan Carlos Saravia, Marián Farías Gómez, Mavi Díaz, los Carabajal (Blas, Cali, Cuti, Musha, Peteco, Roberto y Walter), Raly Barrionuevo, Suna Rocha, el Ballet Folklórico Municipal de Olavarría y el Ballet Folklórico del Instituto Universitario Nacional del Arte (IUNA).

En octubre de 2012 la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) le otorgó el premio «Trayectoria» a la docencia e investigación de la música nacional.

En 2015, la Fundación Konex le otorgó la Mención Especial a la Trayectoria, por su invaluable aporte a la música popular de la Argentina.

En 2016 recibe la "Distinción de Honor" a grandes artistas del folklore argentino por la Cámara de Diputados de La Nación.

Vélez Sarsfield, en un acto que refleja su centenaria costumbre de acercamiento a las actividades sociales y culturales, homenajeó con todas sus herramientas y recursos humanos disponibles, y bien merecido que lo tiene, a un prócer de nuestra música folclórica.

16 IMÁGENES

Un símbolo de nuestra música

Un símbolo de nuestra música

Imágenes del Homenaje a Vitillo Ábalos en el Salón Integral del Polideportivo.